Blogia
ametralladora

La Moncloa. El escondite de Zapatero.

La Moncloa. El escondite de Zapatero.

Cuando llegó a La Moncloa, Zapatero se preocupó de hacer justo lo contrario de lo que había hecho José María Aznar en sus ocho años de gobierno. Tras unos meses de zafia hostilidad contra el Partido Popular, pronto se vio que había que hacer algo más. Así que después su gobierno se dedicó a proponer políticas acerca de los propósitos más disparatados. En lo que aquí nos importa, recordemos la política de Caldera, de Bono, de Alonso y de Rubalcaba: bandazos y desorden en inmigración, inseguridad y terrorismo (callejero y del otro) en interior, y desorientación en las Fuerzas Armadas respecto a sus misiones en el exterior.

En política internacional, los problemas de Zapatero empezaron pronto: en Estados Unidos se desprecia profundamente su carácter pactista y su rendición preventiva ante Al Qaeda. Sus amigos latinoamericanos lo usaron en su momento, y hoy Chávez y Morales lo tratan con desprecio y altivez. En Europa, la solícita actitud de Zapatero en llegar a acuerdos "como sea" provoca burlas en Francia o Alemania. Empeñado en llevarse la pancarta a La Moncloa, Zapatero se quedó internacionalmente sólo, y así sigue hoy día. No le gusta viajar al exterior; si le gustara, no parece tener mucho que decir; y si lo tuviera, pocos parecen dispuestos a escucharle. Así que mejor quedarse en casa.

Si Zapatero hizo de la guerra de Irak, el eje de su política exterior, centrar toda su agenda interior en el proceso de negociación con ETA supuso otro error que al líder del PSOE le está costando caro. El desprecio con que ETA le trató durante meses desembocó en el doble crimen del 30 de diciembre. Éste cortocircuitó los planes estratégicos de Zapatero, incapaz de pensar en la posibilidad de que la cosa fuese mal. Empeñado como sea en volver a dialogar pese al doble crimen, envía a sus ministros a desgastarse por él y llevarse por delante a víctimas, jueces o asociaciones cívicas.

Son los medios de comunicación afines, las astracanadas de José Blanco y López Garrido o la profesionalidad impávida de De la Vega quienes tiran del Gobierno hacia delante. Mientras, Zapatero se esconde, saliendo de vez en cuando para encerrarse con los suyos en un mitin e insultar a Aznar como si no fuera presidente. Fuera del trabajo de agitador de masas, Zapatero huye del Parlamento, de los medios de comunicación y de las recepciones oficiales. Sea por falta de preparación política, por cansancio psicológico ante sus propias creaciones o por ambas cosas a la vez, lo cierto es que se encuentra escondido en lo más profundo de La Moncloa. Por lo que pueda pasar ahí fuera.

Ningún gobernante de nuestra democracia ha gobernado a escondidas, ausente de sus obligaciones, en el interior y en el exterior. Claro que ninguno de ellos causó el caos diplomático, estratégico o político-judicial que desarrolla implacablemente Zapatero. Y es que en algo le daremos la razón: con los estropicios que está montando desde el Gobierno, meterse debajo de la cama es la actitud más lógica. La Moncloa es ahora el escondite preventivo de ZP. Destino cruel para tan emblemático edificio.

7 comentarios

victor -

El Partido Comunista de España ha denunciado ante el Tribunal de la Haya a José María Aznar por criminal de guerra. Habría que recordarle al PCE (por eso de la memoria histórica) que España no intervino en la guerra de Irak. España, una vez finalizada la intervención militar de EEUU y Reino Unido, envió tropas en misión humanitaria y bajo el reconocimiento de Naciones Unidas.

Aclarado el tema de la guerra de Irak, me gustaría formular un par de preguntas a las que soy incapaz de encontrar respuesta: ¿Cómo puede el PCE acusar de criminal a una persona cuando todavía no ha reconocido ni ha pedido perdón por la matanza de Paracuellos, por la brutal persecución religiosa y por los miles de ciudadanos asesinados por el simple hecho de ser de derechas o ir a misa? ¿Por qué no condenan en el Parlamento Europeo la dictadura soviética bajo la cual se eliminó toda libertad y se produjeron más de 50 millones de asesinatos?

GUIRRE -

EL JEFE DE GOBIERNO SIGUIENDO LA TONICA DE "TODOS" LOS ANTERIORES SE HA RENDIDO A MARRUECOS, DIOS QUIERA QUE ESPAÑA NO SE ARREPIENTA DE ESTE ACTO TRAIDOR. ¡YA ESTÁ BIEN!, MARRUECOS ES EL ENEMIGO EXTERIOR NUMERO 1 Y GRACIAS A ESTOS IMPRESENTABLES NOS COSTARÁ SANGRE. "FE CIEGA EN LA VICTORIA"

militante con carnet PSOE -

Hay quien piensa que el PSOE actual es fundamentalmente distinto del anterior, del de Felipe González y su vieja guardia. Vendría a demostrarlo la marginación a la que Rodríguez Zapatero está condenando a sus antecesores. De los tiempos del felipismo, no queda en primera fila casi nadie, excepto los que siguen (¿a su pesar?) las consignas del zapaterismo, como Rubalcaba y Fernández de la Vega, o algún virrey autonómico que se presta al juego de la reforma de los estatutos de autonomía como vía de reforma de la Constitución, implantación de un nuevo régimen y refundación de España en la nación de naciones que siempre debió ser y nunca fue por la represión ejercida por la derecha.

También vendrían a demostrarlo las declaraciones, más o menos públicas, de esos mismos personajes apartados del poder. Leguina escribe contra las realidades nacionales. Bono se ha reído de los actuales dirigentes con el episodio bufo de la alcaldada. Felipe González habla mal de Zapatero en privado y de vez en cuando suelta alguna expresión ambigua, vagamente profética. Alfonso Guerra deja entrever su disgusto en su revista teórica... Así algunos otros.

Nadie, sin embargo, ha tomado posiciones públicas claras en contra de la política de Zapatero. Nadie se ha atrevido a votar "no" en las cuestiones clave, como el Estatuto de Cataluña. Nadie discute con claridad la política más que de diálogo, de alianza con Batasuna-ETA: quien presenta el proyecto de legalización de la banda en el Parlamento Europeo es un miembro de la vieja guardia. Nadie defiende a quienes se han atrevido a discutir este proyecto. Rosa Díez, a pesar de su increíble lealtad a Zapatero, sigue siendo objeto de un acoso implacable. Gotzone Mora lo ha sido también. Lo fue en su tiempo Nicolás Redondo y ahora le ha tocado el turno a Enrique Múgica, linchado en las Cortes.

Es posible, por tanto, que más que diferencias sustanciales de ideología, lo que se esté manifestando sea desconfianza, alimentada por una política cada vez más destructiva y chapucera. Además, es legítimo plantearse qué habría hecho la vieja guardia socialista de encontrarse, como se encontró Zapatero en 2002, cuando el PSOE se radicalizó, ante un partido consistente y de gobierno, como era el PP entonces, y no ante una oposición inane como la de la derecha en los años ochenta... ¿De verdad alguien cree que Felipe González habría adoptado una política menos sectaria y más integradora? ¿Hubo algún intento de apaciguar los ánimos o propiciar una actitud patriótica tras el 11-M por parte de los socialistas felipistas o guerristas? ¿O más bien fue al contrario? Y sin necesidad de ir más lejos en una especulación demasiado vertiginosa, ¿entre qué personas circuló la información que permitió al PSOE llevarle la ventaja al Gobierno entre el 11 y el 14-M?

Si se quiere salir del agujero en el que nos estamos hundiendo, es imprescindible una renovación del PSOE. En contra de lo que se oye, es dudoso que esa renovación venga de la vieja guardia. Ahora bien, ¿alguien ve caras nuevas que sean capaces de proponer y luchar por una actitud distinta?

lardero -

La reciente cumbre hispano-italiana que ha traído a Ibiza al primer ministro italiano Romano Prodi apenas ha durado unas horas. Algo que viene ocurriendo en las últimas cumbres bilaterales que España está manteniendo con países europeos, como es el caso de Alemania, que se celebró en una mañana, o Francia, que tuvo un formato similar, de unas tres horas.

Es conocido en ambientes periodísticos lo poco que le gusta a José Luis Rodríguez Zapatero participar en cumbres de larga duración. De ahí que Moncloa haya decidido reducir al mínimo esos encuentros celebrados al más alto nivel. No obstante, dos países se salvan de este modo de proceder: Marruecos y Portugal.

Según hemos podido saber, la razón esgrimida por Presidencia del Gobierno en estos casos es que esas dos naciones interpretan como “un gesto de muy mal gusto” no pernoctar, al menos una noche, en el país donde tiene lugar el encuentro.

Consideran “un desagravio y una falta de cortesía”, y un inaceptable desinterés por los temas que reúnen a sus líderes políticos, comenzar y terminar una cumbre en el mismo día o incluso en la misma mañana, como ha ocurrido en los casos anteriormente citados.

De ahí que, por ejemplo, la próxima cumbre con Marruecos haya quedado fijada para los días 5 y 6 de marzo. Marruecos fue, además, el primer país que visitó Rodríguez Zapatero nada más ser elegido presidente del Gobierno.

romero -

Efectivamente, se presenta a unas elecciones y ocurre el mayor atentado de la historia de España. Desgracia las relaciones exteriores con el inefable Moratinos (para muchos años). Resucita a un moribundo (ETA). Crea problemas donde no los había (tensiones territoriales). Con otro inefable, el ministrillo Caldera, agrava el problema de la inmigración hasta extremos insospechados (apenas se empiezan a vislumbrar las graves consecuencias que va a traer esto). Consigue dividir a la población en temas antes impensables (si os contara un caso cercano de boda homosexual y el problema de conciencia que trajo a más de uno, es para alucinar). Menos mal que apenas habla con Solbes... la economía todavía aguanta ¿Hasta cuando?

pocope -

Los supersticiosos optan por el inútil gesto de tocar madera cuando, en su presencia, se cita por su nombre a alguna persona considerada “gafe”. Porque, haberlos, parece que los hay. En la prensa española existió, hace unos años, un conocido profesional que, cada vez que entrevistaba a alguien, el entrevistado fallecía a continuación.

Ahora empieza a calar la sensación de que el presidente del Gobierno tiene algún “mal fario”, a la vista de lo pésimo que les va a algunas personas amigas, y por el contrario de lo bien que marchan aquellas a las que ha echado mal de ojo. En materia electoral, por ejemplo, apoyó efusivamente a John Kerry, que resultó perdedor, mientras que anatematizó a una Angela Merkel que venció en Alemania. Por eso hay expectación por conocer cómo acaba la candidata francesa Ségolène Royal.

Artur Mas se entrevistó con Zapatero en La Moncloa, recibió la “promesa” de que apoyaría al partido más votado en Cataluña, y logró un penoso resultado electoral, además de que se quedó compuesto y sin novia porque quien llegó a la Generalitat fue José Montilla.

El último caso que se maneja es el del italiano Romano Prodi. El martes, día 20, se entrevistaba con Zapatero, en la cumbre hispano-italiana de Baleares, y el miércoles tenía que dimitir como primer ministro tras perder una votación en el Senado. Más rapidez, imposible.

arto -

Según la informaciones recogidas en fuentes cercanas al Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba ha presentado al presidente del Gobierno la propuesta de dimisión al menos en dos ocasiones, y en las dos Zapatero le ha dicho que no y que tenía que mantenerse en el cargo.

Fuentes próximas al Ministerio del Interior cuentan que el ministro lo está pasando muy mal. Se siente desbordado por la multiplicidad de problemas que surgen, no da abasto para atenderlo todo, y además lo está acusando personalmente. Ha comentado a sus íntimos que “le está cambiando hasta el carácter”.

Aparte de esto, se está también resintiendo su salud, según las mismas fuentes, que llegan a comentar que en el Ministerio les “atacan los indios por todas partes”.

No se conoce ninguna etapa anterior con tantos conflictos acumulados, ni con Juan José Rosón. Rubalcaba tiene a la Guardia Civil manifestándose por las calles con uniforme, a los sindicatos policiales apoyándoles y denunciándolo todo (como ha ocurrido con el barco “Marine I” en Mauritania), sin olvidar la inmigración.

Respecto a esto último, en Interior se piensa que se avecinan de nuevo meses muy duros, porque llega otra vez el buen tiempo. La impresión es que se van a vivir meses iguales o peores que la última temporada, con cayucos a mansalva. Se teme un verano insoportable.

Por si fuera poco, Rubalcaba lleva las negociaciones con los grupos parlamentarios para recuperar el consenso antiterrorista, está en la lucha contra ETA, le corresponde la política penitenciaria, que ahora incluye la decisión sobre la puesta en libertad o no del etarra De Juana Chaos, una patata caliente que caerá sobre él (sin olvidar la polémica de las fotos en el hospital). Y está el atentado de Barajas, por el que no hay ningún detenido todavía. Y el terrorismo islámico…